This website cannot be viewed properly using this version of Internet Explorer.

To ensure your security while viewing this site, please use a modern browser such as Chrome or update to a newer version of Internet Explorer.

Download Chrome (Made by Google)
Update Internet Explorer (Made by Microsoft)

A A A

Domestic Violence

Violencia intrafamiliar

¿QUÉ OCURRIRÁ CON MIS HIJOS SI CONSIGO UNA ORDEN DE PROTECCIÓN?

Custodia

Un juez le puede otorgar a usted la custodia temporal de los niños cuando usted pide una Orden de protección si el juez considera que los niños también corren el riesgo de malos tratos. Usted debe pedirle al juez que le otorgue a usted la custodia temporal de los niños y explicarle por qué cree usted que esto es necesario.

 

Toda orden de custodia expedida con una orden de protección es solamente temporal y puede durar como máximo seis (6) meses. Usted debe presentar un caso de custodia por separado en el tribunal de distrito si desea una decisión a largo plazo sobre la custodia.

 

Manutención de menores

Un juez también puede ordenar al demandado que le pague a usted manutención de menores temporal durante un periodo de hasta seis (6) meses. Usted debe presentar un caso de manutención de menores por separado para obtener dicha manutención a largo plazo. Comuníquese con la División para el cumplimiento de manutención de menores (CSED) local, que forma parte del Departamento de servicios humanos, para que le ayuden a establecer la manutención de menores a largo plazo.

 

Régimen de visitas

El tribunal puede limitar o denegar al demandado las visitas con sus hijos. Usted debe pedirle al juez que limite o deniegue las visitas con sus hijos y explicarle por qué considera usted que esto es lo mejor para los niños. Además, usted podría pedir al juez que ordene reglas especiales para las visitas. Un juez puede ordenar algunas coas para hacer que las visitas sean seguras para los niños, tales como:

  • "Visitas supervisadas” quiere decir que el otro progenitor solamente puede ver a su hijo bajo la supervisión de otra persona. Los centros de visitas supervisadas son lugares donde el personal especialmente capacitado y entendido en cuestiones de violencia intrafamiliar observa las visitas entre padres e hijos. Usted puede pedirle al juez que ordene que las visitas tengan lugar en un centro de visitas supervisadas, si este servicio estuviera disponible en su comunidad (Mapa SESV). Si no existe un centro de visitas supervisadas en su área, usted puede pedirle al juez que amigos o familiares de confianza supervisen dichas visitas. Si desea que alguien supervise las visitas, esté preparado para decirle al juez quién es esa persona y por qué es una persona apta para llevar a cabo la supervisión. Asegúrese de que dicha persona está dispuesta a supervisar las visitas antes de darle su nombre al juez.

  • Límite de tiempo: El juez puede limitar la visita a unas pocas horas cada vez, algunas veces a la semana. Un juez también puede ordenar que no se permitan las visitas para pasar la noche con el otro progenitor.

  • Límite de lugar: El juez puede ordenar que el otro progenitor visite al niño en un lugar específico, tal como el hogar de otro miembro de la familia o un lugar público. El juez también puede ordenar que el otro progenitor solamente visite al niño en la ciudad o condado donde usted reside.

  • Otras órdenes: El juez puede ordenar que el otro progenitor haga o no ciertas cosas, antes de visitar a su hijo. Algunas de las cosas que el juez puede ordenar son:

  • El otro progenitor debe asistir a clases para padres;

  • El otro progenitor debe asistir a un programa de intervención para maltratadores;

  • El otro progenitor debe someterse a pruebas al azar de detección de alcohol y drogas; y

  • El otro progenitor no puede tener al niño en compañía de cierta persona.

Si desea que el juez ordene cualquiera de estas cosas, usted tendrá que demostrar que son necesarias. Deberá demostrar que es perjudicial que el otro progenitor visite o pase tiempo con los niños sin las normas especiales que garanticen la seguridad de los niños. Deberá demostrar al juez que su hijo siente miedo o se muestra alterado cada vez que visita al otro progenitor. Es útil que haya profesionales disponibles para decirle al juez lo que han observado respecto a la conducta de su hijo después de haber visitado al otro progenitor.

back to list